Amnistía Internacional España

© Particular
Mauritania debe liberar de inmediato y sin condiciones a Mohamed Mkhaïtir, defensor de los derechos humanos que ha sido condenado a muerte por criticar el uso del islam para justificar prácticas discriminatorias contra grupos étnicos minoritarios en el país; así lo ha manifestado Amnistía Internacional con antelación a la vista de apelación de su causa.Mañana, un tribunal de apelación de la ciudad noroccidental de Nuadibú verá por segunda vez el caso de Mohamed Mkhaïtir, condenado a muerte en diciembre de 2014 por un blog “blasfemo” que había publicado en Facebook.“Es un caso absurdo, y representa un auténtico retroceso para la libertad de expresión en un país que no ha castigado la apostasía en más de 50 años de independencia”, ha dicho Kiné Fatim Diop, responsable de campañas de Amnistía Internacional sobre África Occidental.“Mohamed Mkhaïtir es preso de conciencia y lleva tres años bajo custodia sólo por haber ejercido su derecho a la libertad de expresión y pronunciarse contra la discriminación. Su escandalosa condena de muerte tiene que ser anulada, y Mohamed debe quedar en libertad de forma inmediata e incondicional.”En diciembre de 2013, Mohamed Mkhaïtir publicó un blog en Facebook titulado “religión, religiosidad y herreros”, en el que condenaba el uso de la religión para justificar prácticas discriminatorias contra los miembros de la clase marginada de los herreros, con quienes se identifica. Tras la publicación de su blog recibió llamadas telefónicas amenazadoras en las que lo acusaban de blasfemia. Varios sitios web reprodujeron la publicación antes de su retirada.Mohamed Mkhaïtir publicó un segundo blog donde explicaba que su artículo iba dirigido a denunciar a quienes usan la religión para menospreciar a los miembros de castas inferiores. Miles de personas se echaron a la calle en varias ciudades, entre ellas Nuadibú y la capital, Nuakchot, para pedir su condena a muerte.Fue detenido el 5 de enero de 2014 y acusado de apostasía. Los primeros seis meses de su detención estuvo sometido al régimen de aislamiento en una celda sin retrete ni ducha.En la vista judicial, Mohamed Mkhaïtir expresó públicamente su arrepentimiento, afirmando que no era su intención hablar con ligereza del profeta Mahoma en sus escritos. Fue declarado culpable y condenado a muerte el 25 de diciembre de 2014. En abril de 2016, el Tribunal de Apelación de Nuadibú confirmó la condena de muerte y remitió la causa al Tribunal Supremo para que considerase la veracidad de su arrepentimiento. Sin embargo, éste anuló la decisión y remitió la causa de nuevo al Tribunal de Apelación de Nuadibú.“Esta condena a muerte ha sido impuesta en flagrante contradicción con las obligaciones contraídas por Mauritania en virtud del derecho internacional de los derechos humanos, y en particular la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, en la que es Estado Parte”, ha dicho Kiné Fatim Diop.“Las autoridades deben poner en libertad de inmediato a Mohamed Mkhaïtir y terminar con las absurdas actuaciones judiciales en su contra, que han causado perjuicios en su salud y su vida.”

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa