Amnistía Internacional España

Según un nuevo informe de Amnistía Internacional publicado hoy, en Rusia las personas presas soportan condiciones inhumanas, a menudo durante semanas, al ser transportadas en trenes abarrotados sin ventanas durante miles de kilómetros a colonias penitenciarias correctivas situadas en zonas distantes del país.
Prisoner transportation in Russia: Travelling into the unknown documenta las condiciones crueles y degradantes a las que se sigue sometiendo a la población penitenciaria tanto masculina como femenina en virtud de prácticas heredadas del pasado soviético.
“Hacinan a los presos y presas en espacios diminutos en trenes sin ventilación, sin luz natural, con poca agua y con acceso limitado a usar el retrete. Al cabo de viajes que pueden durar más de un mes, llegan por fin a su destino, a miles de kilómetros de sus familias”, ha afirmado Denis Krivosheev, director adjunto de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.“Es hora de que las autoridades rusas se deshagan del legado de los gulags. Deben poner fin a estas prácticas y garantizar que el transporte de personas presas se lleva a cabo en condiciones conformes con el derecho y las normas internacionales.”Habitualmente se transporta a los presos en trenes especiales conocidos como “stolypins”, muchos de los cuales son de la época soviética. En cada compartimiento sin ventanas (de unas dimensiones en las que, en un tren de pasajeros normal, dormirían sólo cuatro personas) viajan doce personas presas o más, junto con sus pertenencias.
Uno de los presos describió su viaje de cinco semanas y media, en que estuvo hasta cuatro días en un compartimiento con más de una decena de presos:
“Viajamos a Samara durante cuatro días sin ropa de cama, sólo con la ropa que llevábamos puesta. Nada más. Ni siquiera nos permitieron lavarnos los dientes. Estábamos a 40 ºC y no había agua ni en el depósito ni en el retrete”.Durante el viaje, las personas presas sólo pueden utilizar el retrete una vez cada cinco o seis horas. Durante las largas esperas en apartaderos no tienen acceso a retretes en absoluto. Presos y presas que ya han sufrido las condiciones de los trenes explican que evitan comer y beber la noche antes de ser transportadas e intentan llevar tantas botellas de plástico como pueden.Una persona ex presa dijo:“Si lo hubiera sabido, el día anterior no habría bebido y habría controlado mi ingesta de agua. Es mejor tener sed que sufrir en el tren”.Una geografía marcada por el pasado soviéticoA pesar de que la legislación establece que las personas presas deben cumplir sus condenas cerca de su hogar y su familia para facilitar la rehabilitación, la mayoría de ellas, especialmente las mujeres, las cumplen a miles de kilómetros de ellos.
El Servicio Penitenciario Federal Ruso ha heredado una red de colonias penitenciarias del sistema soviético de gulags, muchas de las cuales se encuentran en antiguos campos de trabajo en zonas remotas y poco pobladas del país. Esto significa que la población penitenciaria debe ser transportada a través de largas distancias —a menudo de hasta 5.000 kilómetros—, lo que hace extremadamente difíciles las visitas de familiares. Como sólo 46 de las 760 instituciones penales rusas son aptas para recluir a mujeres, éstas tienen más probabilidades de ser trasportadas que los hombres. Es habitual que los viajes hasta esos destinos duren un mes o más.“La distancia es una de las formas de debilitar psicológicamente a los presos y presas. Están muy lejos del apoyo y la ayuda”, dice Aleksei Sokolov, del Grupo de Derechos humanos de los Urales.Incomunicadas y fuera del amparo de la leyEl Servicio Penitenciario Federal trata toda la información sobre el transporte de presos y presas con el máximo secreto. Ni las personas presas ni sus familias o sus abogados reciben información sobre el destino final antes del traslado. Además de privarlas de ventilación y luz natural, se les prohíbe llevar reloj, lo que aumenta su desorientación.“Durante estos largos viajes, las personas presas no tienen ningún contacto con el mundo exterior y las autoridades se niegan a desvelar su paradero. Realmente ‘desaparecen’ durante semanas o incluso meses en que sus familias no reciben noticias, lo que las deja fuera del amparo de la ley y las expone a sufrir más abusos. Jurídicamente esta práctica constituye desaparición forzada”, afirma Denis Krivosheev.Ilustra bien la situación el reciente caso de Ildar Dadin, preso de conciencia de Amnistía Internacional encarcelado por participar en protestas pacíficas contra el gobierno que, en diciembre de 2016, desapareció durante más de un mes tras afirmar que había sufrido tortura. Ildar Dadin apareció semanas más tarde, el 8 de enero de 2017, en una colonia penitenciaria a 3.000 kilómetros del centro de detención donde lo habían recluido. Las autoridades dijeron que lo habían trasladado “por su propia seguridad”.“Los presos y presas confinados en compartimentos de trenes abarrotados pasan días, e incluso semanas, sin tener contacto con el mundo exterior. Una vez en tránsito, se vuelven invisibles, y su sufrimiento absoluto queda oculto. Esta práctica es simple y llanamente un trato cruel, inhumano y degradante, y es hora de ponerle fin”, ha afirmado Lyudmilla Alexeyeva, presidenta del Grupo Moscovita de la Federación Internacional de Helsinki para los Derechos Humanos.La investigación de Amnistía Internacional está respaldada por las conclusiones de otras organizaciones.“Los abusos contra personas presas durante el traslado son un serio problema que también hemos advertido en nuestro propio trabajo en Rusia”, manifestó Tanya Lokshina, de Human Rights Watch.“Hace muy poco hemos visto cómo el cineasta ucraniano Oleg Sentsov fue trasportado desde Yakutia, en el Lejano Oriente, hasta el distrito autónomo de Yamalia-Nenetsia, en el Extremo Norte, en un viaje que duró más de un mes.”Amnistía Internacional, junto con Human Rights Watch y defensores y defensoras de los derechos humanos de Rusia, pide al gobierno ruso que reforme el sistema penitenciario y, en concreto, el sistema de transporte de presos, para acabar con estos abusos. En particular, lo insta a:
establecer límites temporales al transporte de personas presas;cerrar las colonias penitenciarias correctivas más distantes de centros de población;poner fin al hacinamiento en vagones de trenes y camiones penitenciarios;garantizar que el sistema de trasporte está sujeto al escrutinio público y que se informa sistemáticamente a las familias y los representantes legales sobre el paradero de los presos y presas, y aponer fin al transporte de presos y presas fuera de la región donde residen, de conformidad con la legislación vigente.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa