Amnistía Internacional España

ROBERTO SCHMIDT/AFP/Getty Images La policía de Kenia no debe hacer uso de fuerza innecesaria al controlar las protestas relacionadas con las elecciones. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional hoy, ante el temor y la incertidumbre que existen en el país después de que la oposición rechazara los resultados iniciales anunciados públicamente.En una rueda de prensa en directo ofrecida esta mañana, el candidato de oposición Raila Odinga, de la coalición Super Alianza Nacional (NASA, por sus siglas en inglés), declaró que el sitio web de la comisión electoral había sido hackeado y los resultados habían sido manipulados a favor del partido en el gobierno, el Partido del Jubileo. Según afirmó, el sistema había sido hackeado utilizando los datos de inicio de sesión de Chris Msando, el máximo funcionario electoral, que fue hallado asesinado el 31 de julio. Los resultados iniciales anunciados públicamente mostraban que el presidente en ejercicio, Uhuru Kenyatta, encabezaba el número de votos.“Las afirmaciones realizadas esta mañana de que la base de datos electoral ha sido hackeada han suscitado sospechas y ya han provocado que los partidarios de la oposición de algunas zonas se echen a la calle. La policía no debe usar la fuerza ni las armas de fuego para disolver protestas pacíficas. La fuerza sólo debe utilizarse como último recurso, e incluso entonces sólo debe emplearse en el grado mínimo para evitar la pérdida de vidas”, ha manifestado Muthoni Wanyeki, directora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.“Todo uso excesivo o desproporcionado de la fuerza violaría el derecho tanto de Kenia como internacional.”Amnistía Internacional ha recibido hasta el momento información que indica que se están congregando multitudes en los barrios marginales de Mathare, en Nairobi, y en la zona de Kondele, en Kisumu, una comarca favorable a la oposición que ha sido el epicentro de fuertes operaciones de represión por parte de la policía en elecciones anteriores. En anticipación a las protestas, se han desplegado en muchas partes del país contingentes masivos de policías fuertemente equipados con material antidisturbios.“Si las manifestaciones se vuelven violentas, la policía tiene el deber de proteger a las personas para que no sufran daño, pero no debe aprovechar los actos violentos de unos pocos para restringir el derecho de los demás a la protesta pacífica. Además, debe garantizar la seguridad y los derechos de los observadores electorales independientes, y la libertad de información por parte de los medios de comunicación sobre los resultados”, ha manifestado Muthoni Wanyeki.“Asimismo, los líderes políticos deben desempeñar su función instando públicamente a sus simpatizantes a abstenerse de ejercer la violencia.”La población de Kenia acudió a las urnas el 8 de agosto para elegir al presidente, los gobernadores, los senadores, los miembros de las asambleas comarcales, las mujeres representantes en las asambleas comarcales, y los miembros del Parlamento.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa