Amnistía Internacional España

Estudiantes pintando los muros // Amnistía Internacional Madrid.- Más de 25.000 estudiantes y representantes del profesorado de todo el Estado se han unido bajo la convocatoria #DerechosEnMovimiento, impulsada por Amnistía Internacional y Oxfam Intermón para alzar la voz y visibilizar las violaciones de derechos humanos que las personas migrantes y refugiadas sufren diariamente en todo el mundo. La finalidad de esta iniciativa es plantear a los gobiernos la necesidad de que existan rutas seguras para que estas personas puedan llegar sin peligro a su destino.Más de una treintena de ciudades de provincias como Barcelona, Valencia, Madrid, Pamplona, Albacete, Vigo, Sevilla, Cádiz, Toledo, o Zaragoza han llevado a cabo actos en los colegios, consistentes en la construcción de un muro y su posterior derribo, para simbolizar que las barreras que les separan con las personas refugiadas y migrantes son mucho menos fuertes que lo que les une. Al mismo tiempo, los centros han elaborado colectivamente un manifiesto que refleja las impresiones personales de profesorado y alumnado y sus propuestas a los gobiernos para poner fin a las violaciones de derechos humanos que están sucediendo:“No nos gustan los muros, que no hacen bien a ninguno de los grupos humanos que están a uno y otro lado“. “Todo el mundo tiene derecho a desplazarse y a ser bien recibido. Todos los seres humanos podemos ser migrantes en algún momento”. “Hemos aprendido a valorar lo importante que es buscar lo que nos une más que lo que nos diferencia. La amistad y el diálogo pueden derribar muros”, son algunas de las frases con las que el alumnado ha querido mostrar su apoyo a estas personas. Este acto cierra todo un curso de actividades educativas en el aula en las que han participado 25.000 estudiantes que han trabajado sobre los fenómenos migratorios y la vulneración de derechos que sufren las personas migrantes y refugiadas.La crisis de personas refugiadas se ve agravada por la retórica tóxica de los discursos políticos de Estados Unidos, Filipinas, Turquía o Hungría, entre otros países, donde ha primado el miedo, la culpa y el enfrentamiento entre “nosotros y ellos”. Unos discursos que están teniendo consecuencias en políticas que, entre otros aspectos, condicionan también el derecho de asilo. "Hasta ahora, los estados miembros de la Unión Europea han apostado por cerrar sus fronteras. Pero esto no impide que la gente continúe buscando seguridad, dignidad y una vida mejor. Al contrario, la falta de rutas seguras y legales para llegar a Europa empuja a muchos a confiar en traficantes y aumenta el sufrimiento de las personas”, afirma José María Vera de Intermón Oxfam.“Los pasos que se están dando son lentos e insuficientes: España debe agilizar el traslado de personas refugiadas y acoger a las más de 17.000 personas a las que se ha comprometido. Estas personas huyen de la guerra y la persecución y no pueden encontrarse más obstáculos en su camino, sino la protección internacional a la que tienen derecho”, afirma Eva Suárez-Llanos, directora adjunta de Amnistía Internacional.Intermón Oxfam y Amnistía Internacional recuerdan que en el contexto actual, la realidad de las políticas migratorias a escala global y especialmente en Europa está dejando a millones de personas migrantes y refugiadas en una extrema situación de desprotección y vulneración de derechos. La respuesta política de la UE, basada  en la externalización de fronteras y en el control de flujos migratorios por encima de las vidas humanas, está sumiendo a Europa en una grave crisis de derechos.Más informaciónActualmente hay más de 21 millones de personas refugiadas en todo el mundo, de las cuales el 49% son mujeres y niñas. Se trata de una crisis de envergadura mundial, no solo por la enorme cifra, sino por el lugar donde se encuentran estas personas. El 86% están en países de ingresos bajos y medios. Más de la mitad se concentra en tan solo diez países. Turquía y Jordania albergan casi a tres millones de personas refugiadas cada uno. Etiopía da refugio a más de 700.000 personas y Kenya y Uganda se acercan al medio millón.En los últimos años, cientos de miles de personas, refugiadas en su mayoría, se embarcaron en viajes peligrosos en búsqueda de un hogar seguro en Europa, pero con lo que se han encontrado es con la incomprensión y el rechazo de las autoridades europeas que no han dejado de poner barreras a quienes solicitan asilo, dejándoles a merced de traficantes y redes de trata, haciéndoles más vulnerables a las violaciones de derechos humanos, especialmente en el caso de mujeres y niñas.Ante esta crisis de derechos humanos, España se ha manejado entre un discurso acogedor y una lentísima actuación a la hora de cumplir con su compromiso con la Unión Europea de reubicar y reasentar a 17.337 personas. Más de un año después de este compromiso, España solo ha acogido hasta principios de mayo  a 1.304 personas.Además, España sigue a la cola de Europa, ya que con 15.760 solicitudes de asilo recibidas en 2016, se haría cargo solamente del 1,2% de las de toda Europa, frente a las 745.150 de Alemania, que alcanzan el 60%.A esto hay que añadir, tal y como Amnistía Internacional y Oxfam Intermon han denunciado, que el sistema español de recepción de solicitantes de asilo es discriminatorio, arbitrario y obsoleto y que no cumple con las obligaciones internacionales de derechos humanos. Además, el actual sistema de acogida no garantiza el derecho a la información de los solicitantes de asilo y no hace valoraciones individuales para detectar las necesidades específicas de personas vulnerables como podrían ser mujeres víctimas de violencia de género, víctimas de tortura o trauma, víctimas de trata o personas del colectivo LGBTI.
Manifiesto de estudiantes (aclaración: este manifiesto no refleja la posición política ni las recomendaciones de Amnistía Internacional ni de Intermón Oxfam) disponible en: http://www.oxfamintermon.org/es/educacion/noticia/manifiesto-por-personas-migrantes-refugiadasFotos del acto: https://nube.es.amnesty.org/index.php/s/nfV01kjqKzzVTZC  Vídeo del acto: https://nube.es.amnesty.org/index.php/s/HgIJQpilK0wYXRq

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa