Amnistía Internacional España

Ruslan Sokolovsky playing Pokémon Go © YouTube/Ruslan Sokolovsky Las autoridades rusas han hecho uso del sistema de justicia penal de manera flagrante e indebida, incluso mediante la draconiana legislación contra el extremismo, en un juicio espectáculo contra el bloguero Ruslan Sokolovsky, ha manifestado Amnistía Internacional hoy. Un tribunal de Ekaterinburgo ha impuesto hoy una condena condicional de tres años y medio a prisión a un bloguero de 22 años por “incitar al odio” y “ofender los sentimientos de los creyentes”. El joven había sido detenido en septiembre de 2016 por jugar a Pokémon Go en una catedral de Ekaterinburgo, en los Urales.“Aunque los comentarios de Ruslan Sokolovsky sobre la religión puedan parecerles despreciativos a algunas personas, no son razón suficiente para procesarlo. Sokolovsky llamó la atención de las autoridades sólo cuando puso públicamente en evidencia la absurdamente severa legislación rusa que penaliza ofender los sentimientos de los creyentes”, ha señalado Sergei Nikitin, director de Amnistía Internacional Rusia.

Esto no es para proteger la libertad religiosa, esto es un atentado contra la libertad de expresión
Sergei Nikitin, director de Amnistía Internacional Rusia
“Con la sentencia dictada contra Sokolovsky, las autoridades rusas hacen una severa advertencia a quienes se atrevan a cuestionar la grotesca legislación del país sobre la ‘blasfemia’. Que no se confunda: esto no es piedad religiosa ni un esfuerzo verdadero por proteger la libertad de religión en Rusia, especialmente cuando el mes pasado las autoridades prohibieron los Testigos de Jehová. Es un atentado más a la libertad de expresión.”La condena de Ruslan Sokolovsky ha sido causa ya de una preocupante autocensura en los medios de comunicación. El ejemplo más reciente es la red de televisión por cable 2×2, que prohibió un episodio de la popular serie de animación estadounidense “Los Simpsons”’ en que se satirizaba el incidente de Pokémon Go en la iglesia.
Información complementariaRuslan Sokolovsky fue detenido el 3 de septiembre de 2016 por cargos de “acciones públicas que expresan una clara falta de respeto a la sociedad con el fin de insultar los sentimientos religiosos de los creyentes, cometida en lugares de culto religioso” y de “incitación al odio”.Su vídeo de YouTube, en el que jugaba a Pokémon Go en su teléfono móvil en una de las principales iglesias de Ekaterinburgo, sirvió de pretexto para entablar las actuaciones penales. Posteriormente, el fiscal estudió otros vídeos que había subido anteriormente, con lo que el número total de episodios incriminatorios ascendió a 17.Ruslan Sokolovsky ha sido declarado culpable en aplicación del artículo 282 (incitación al odio o enemistad y humillación de la dignidad humana) y el artículo 148 (violación del derecho a la libertad de conciencia y la libertad de religión) del Código Penal de la Federación Rusa. El artículo 282, que se endureció aún más en 2016, se utiliza con frecuencia para procesar a personas críticas con el gobierno y a otras voces disidentes de Rusia. El artículo 148 se modificó en 2013 con la aprobación de una serie de disposiciones conocidas comúnmente como “ley de blasfemia”. Desde entonces se ha utilizado para penalizar acciones como la presentación política del grupo punk Pussy Riot en una catedral ortodoxa rusa de Moscú, por la que se procesó y encarceló a sus miembros arbitrariamente por cargos de “vandalismo”.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa